Compartir Publicación
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

En esta ocasión es la banda JOURNEY  la que se ve afectada

Según ha revelado TheWrap, un abogado del guitarrista de JOURNEY Neal Schon ha enviado una carta al teclista de JOURNEY Jonathan Cain para que cese y desista por su última aparición en la residencia de Donald Trump Mar-A-Lago. En la ocasión Cain aparecía interpretando el clásico de JOURNEY «Don’t Stop Believin’» en el citado lugar junto a la representante de EE UU por décimo cuarto distrito de Georgia Marjorie Taylor Greene, la prometida de Donald Trump Jr. Kimberly Guilfoyle y la ex- candidata a gobernador por Arizona Kari Lake.

Este es el contenido de la supuesta misiva:

«Aunque el señor Cain es libre de expresar sus creencias y asociaciones personales, cuando lo hace en representación de JOURNEY o por la banda, esa conducta es dañina para la marca JOURNEY ya que polariza a los fans y lo sobrepasa. JOURNEY no es, y no debe ser, político.

La no autorizada afiliación de JOURNEY realizada por Cain con las políticas de Donald Trump tiene a los fans del grupo en guerra como prueba una muestra de los correos y comentarios de Twitter adjuntos. Esto ha causado, y sigue causando, un daño irreparable a la marca JOURNEY, sus fans y su potencial comercial, sobre todo con vistas a la próxima gira.

El señor Cain no tiene derecho a usar el nombre de JOURNEY para la política. Sus ideas políticas tienen que ser un asunto personal suyo y no debería capitalizar la marca JOURNEY para promover su agenda política o religiosa en detrimento del grupo.»