Compartir Publicación
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Impresionante video capta el momento en que un tiburón blanco es devorado por un grupo de orcas

La naturaleza nos deja en claro que nadie es invulnerable, en ese sentido es que se ha difundido una impactante escena de la Semana del Tiburón 2022, un bloque de programación anual –desde 1988– de una semana de duración en el Discovery Channel, que presenta programas basados en tiburones, ha mostrado que incluso los grandes depredadores, como los tiburones blancos, no son inmunes y pueden convertirse en presas.

Esto se ha demostrado recientemente en un impresionante video del programa rodado a principios de este año. La cámara de un dron captó imágenes de orcas en la bahía de Mossel, en Sudáfrica, una zona que ha sido un famoso lugar de concentración de grandes blancos, dando vueltas alrededor de un gran tiburón blanco que está visiblemente sangrando mientras una tercera orca le roe el vientre.

LA MIGRACIÓN DEL GRAN BLANCO

Así, esta es una prueba de video crucial para apoyar las teorías de los científicos de que los tiburones blancos están migrando –o más bien huyendo– de sus hábitats habituales porque están siendo cazados por las orcas, un fenómeno nuevo.

«Se trata de las primeras imágenes del mundo de orcas depredando un tiburón blanco con un dron. Es la primera vez que en Sudáfrica se documenta como prueba directa», dijo Towner a Daily Beast.

Un artículo publicado recientemente en la revista African Journal of Marine Science, en la que Towner es autora principal, concluyó que las agresivas orcas de la zona son probablemente las responsables de la ausencia de grandes tiburones blancos.

Los investigadores del artículo, publicado el 29 de junio, descubrieron que al menos dos orcas cazaban a los grandes tiburones cerca de Sudáfrica. Los investigadores también descubrieron pruebas de que las orcas habían cazado y matado al menos a ocho grandes tiburones blancos –a menudo quitándoles el hígado– en la zona desde 2017, lo que había provocado que otros tiburones huyeran de las aguas sudafricanas.