Compartir Publicación
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Al más puro estilo de Ramsés es el regreso a la música del ex Rainbow, Deep Purple e Ynwie Malmsteen.

El excantante de RAINBOW, Yngwie J. Malmsteen y DEEP PURPLE entre otros, Joe Lynn Turner, y el líder de HYPOCRISY y PAIN Peter Tatgren, editarán el 28 de octubre a través de Mascot Records el primer disco de su colaboración “Belly Of The Beast”.

El disco está producido por ni más ni menos que Peter Tägtgren, líder de Pain e Hypocrisy, en un giro argumental inesperado. Pero el verdadero giro argumental inesperado ha sido el nuevo look que Turner ha escogido para éste momento de su carrera: tras décadas de sospechas y rumores, finalmente ha dicho adiós a la peluca que había usado a lo largo de todos estos años y ha escogido posar sin ella y mostrando su cabeza totalmente afeitada en las fotos promocionales que acompañan al disco.

Estos son los temas que incluye:

Belly Of The Beast
Black Sun
Tortured Soul
Desire
Dark Night of the Soul
Tears Of Blood
Rise Up
Don’t Fear The Dark
Fallen World
Living The Dream
Requiem

Estará disponible en vinilo de diferentes colores, CD y formato digital.

Con respecto a su nuevo aspecto es el propio Turner, según explica la nota de prensa con la que se ha presentado el nuevo disco, fue diagnosticado con alopecia a la edad de tres años. Su primera peluca la llevó a la edad de 14 años, teniendo que lidiar con la crueldad emocional y psicológica del bullying en el colegio. Turner, que ha llevado peluca durante toda su carrera y nunca se ha mostrado en público sin ella, ha cerrado ese capítulo de su vida mostrando la realidad. «No tengo nada que demostrar y puedo llevar una peluca o no llevarla. Soy libre de hacer lo que quiera» explica. «Soy un tipo adulto y me estoy haciendo aún más mayor. Muchos hombres en éste negocio tiene que decidir si siguen ‘mostrando pelo’ o se afeitan la cabeza, que es algo muy aceptado hoy en día. En cualquier caso es necesario mucho coraje personal. Los gilipollas que me intentaban patear en el instituto me hicieron más fuerte y me dieron la motivación necesaria para destacar por encima de ellos. El enfado y el dolor son grandes motivaciones. Si se aplican correctamente te pueden ayudar a encontrar la mejor versión de ti mismo.»