Compartir Publicación
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Para el 23 de mayo del 2010, aún sacudido por la psicosis colectiva del trauma post terremoto, algo inquietaría y provocaría una columna de opinión, al ver el documental ‘Dancing with the devil’. Documental que se centra en la persecución que sufrió la música rock, heavy metal e incluso mas allá (pop y algún country por ahí);seguidos con palos y antorchas por el Ku Klux Klan rockfobico, integrado por la derecha política, grupos conservadores y fanáticos religiosos fundamentalistas, culpando al rock y la música como principal influencia de maldad a los jóvenes de la época, llevándolos a malas prácticas entre ellas el alcoholismo, la drogadicción, homicidios y suicidios (problemas sociales de todos los tiempos que no tienen nada que ver con la música) todo esto gracias a un par de casos violentos protagonizados por un par de idiotas que no tienen nada que ver con el maldito rock. Llegando al punto de crear una comisión investigadora y una institución llevando a un par de conocidos músicos a un juicio, que afortunadamente perdieron por la desafortunada idea (desafortunada para ellas) de llevar al estrado a quienes tienen un discurso en su música y que resultaban mas inteligentes que sus acusadores (véase nota anterior https://www.radiosonata.cl/dio-perdonalos-porque-no-saben-lo-que-hacen-part-i-parental-advisory/).

En esta oportunidad el tema se centra en un documental que trata a cerca de uno de los casos mas complejos e increíblemente demostrativos de la injusticia llevada a su máxima expresión en lo que se denomina “Justicia mal aplicada” en la historia de los estados unidos. Casualmente descubierto en aquel 2011, tras zapping en el cable, pero con el tercero de la trilogía, de una historia que “llegaba a su fin” después de largos y dolorosos 18 años para sus protagonistas, “La Historia De Los 3 De Memphis”.

Paradise Lost: The Child Murders at Robin Hood Hills (los crímenes de los niños de Robin Hood Hills)

Haciendo una breve introducción, resumen del caso (la idea es que vean los documentales) este es un documental dividido en 3 partes:
1996 – Paradise Lost: Los crímenes de los niños en Robin Hood Hills
2000 – Paradise Lost 2: revelaciones
2011 – Paradise Lost 3: purgatorio (nominado al Premio Oscar en 2011)

Dirigidos por Joe Berlinger y Bruce Sinofsky († 2015), los cuales tratan sobre el caso de tres adolescentes acusados y llevados injustamente a la cárcel, relacionados con el espantoso y macabro asesinato de 3 niños de 8 años en 1993 en West Memphis, Arkansas, una zona repleta de religiosos fanáticos y conservadores quienes no dudaban al momento de atacar y discriminar a quienes salían de los cánones establecidos como “normales” en su comunidad.

Las víctimas de este horrendo crimen: Christopher Byers, Michael Moore y Stevie Branch
Las víctimas de la justicia: Jessie Misskelley Jr, Damien Echols y Jason Baldwin

El documental comienza con una introducción al caso, antes de pasar a la detención de los tres adolescentes. Gran parte de la comunidad, incluyendo a los detectives y los padres de las víctimas creen que los asesinatos fueron cometidos por los adolescentes como parte de un ritual satánico (aquí vamos de nuevo) condenable en esta comunidad que ha demostrado ser políticamente conservadora y fuertemente cristiano evangélico.

Llevando a la policía el proporcionar a Misskelley (uno de los acusados) con una confesión inducida y forzada incluso llegando a la tesis de la coerción, separando el juicio de Damien y Jason, cubierto así en la primera mitad del documental.

Aquí es donde comienza nuestro modesto análisis, no a este juicio lleno de irregularidades e incongruencias que llevaron a la maldita “justicia” (disculpen que utilicemos nuevamente esta palabra que para nosotros ya es un tecnicismo) a poner todo el peso de la ley en estos blancos fáciles, que para los elegidos por Dios eran un mal que a toda costa había que erradicar de sus vecindarios, solamente porque vestían y pensaban de una manera distinta al resto transformándose en bichos raros( antes de conocer a Thom Yorke).

Personas, o en este caso chicos que no llegaban a los 20 años, seguidores de Metallica, Slayer, Megadeth e incluso U2, como lo expresa Damien Echols; que por vestirse de negro y leer otras cosas que no fueran la Sagrada Biblia fueron sindicados como criminales sin antes siquiera enfrentar un primer juicio.

Son estas las víctimas, nuevamente de personas llenas de odio y frustraciones que no pueden y no quieren tolerar el que seamos disímiles dentro de una sociedad única y que además utilicen en la medida que esté a su alcance la fuerza, el “poder” por sobre los mas débiles y desprotegidos por la justicia, y lo peor, y mas grave en este asunto es la completa falta de conocimiento al momento de juzgar, basando acusaciones en temores y fobias sobre asuntos que incluso atañen a los mismos inquisidores (como lo expresamos antes sobre un sector cristiano que pasó de perseguido a perseguidor).

Afortunadamente hoy en día contamos con un sistema “algo mejorado” de justicia, al menos se hace hincapié en investigar mas de lo que lo hizo la prensa local de ese lugar, que encontró que era mucho más fácil contar una historia de sectas satánicas y adoración al diablo que hacer periodismo duro, y en una parte del país dominada a golpes de Biblia, para lo cual los fiscales pintaron un cuadro de pánico satánico que en definitiva los llevó a la condena.

A destacar el documental realizado por HBO, el impacto que estos causaron en el mundo entero generando el total repudio a lo sucedido y despertando el interés por defender y apoyar a estas tres personas de que se cometiera un nuevo asesinato, pero en vida. Eddie Vedder, Henry Rollin (Rollin´s Band), Johnny Deep, entre muchas otras figuras de la música y el espectáculo hicieron de esta su causa que tuvo un, por así decirlo, final con justicia al ser dejados en libertad el 19 de agosto del 2011 los 3 acusados tras acogerse a una argucia legal que los obligaba a declararse culpables para salir en libertad, y otro tecnicismo que pone a salvo a sus acusadores de cualquier demanda civil, es decir no demandar al estado exigiendo indemnizaciones por los daños sufridos en 18 años…¿ESO ES JUSTICIA? …AND JUSTICE FOR ALL WTF? Así estos caras de raja cerraban el caso, una bonita y sutil manera de lavarse con orina las manos manchadas de sangre y cerrar el caso.
Como dato aparte nunca se descartó la posibilidad de la participación de uno de los padres de la víctima en el crimen (eso se llama cacería de brujas, la mierda se tapa con palas de más mierda).

Una historia que deja muy en claro el peso del denominado “Cuarto Poder”, la información correcta y bien usada por sobre los poderes del estado, el llamado a la verdad. Historia que llegó al cine en la película ‘Devil’s Knot’ (Condenados en Latinoamérica), protagonizada por Reese Witherspoon y Colin Firth.

Son documentales 100% recomendables, teniendo como banda sonora la música de Metallica, con quienes les dejaremos junto al tema principal del docu, y con respecto a aquellos que encuentran una amenaza a quienes profesan y defienden sus ideales, un mensaje, como diría el célebre y santo poeta Maradona: “Que la mamen y que la sigan Mamando”