Compartir Publicación
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

El componente descubierto es básico para el origen de la vida

Un equipo internacional liderado por el Centro de Astrobiología español (CAB) ha descubierto ácido carbónico en el espacio, la primera molécula interestelar con más de tres átomos de oxígeno.

El hallazgo ayudará a comprender la química interestelar, que pudo jugar un papel crucial para la aparición de la vida.

Las principales teorías que explican el origen de la vida se basan en el desarrollo de una química prebiótica que tuvo lugar durante las primeras fases de la formación de nuestro planeta.

Se cree que una parte fundamental de los ingredientes prebióticos pudo llegar a una Tierra joven, a bordo de cometas y meteoritos formados en la nebulosa donde nació el Sistema Solar.

Entender qué moléculas prebióticas están presentes en el medio interestelar, el material natal que formará nuevas estrellas y planetas, puede ser crucial para entender cómo pudo surgir la vida en nuestro planeta.

En los últimos años, se ha sugerido que puede haber ácido carbónico en diversos objetos del sistema solar, como las lunas heladas de Júpiter, el polo norte de Mercurio, o incluso en la superficie y atmósfera de Marte, pero hasta ahora no se habían encontrado evidencias que corroborasen su existencia extraterrestre.

El equipo multidisciplinar liderado por Miguel Sanz-Novo, investigador Margarita Salas en el Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA) ha demostrado la presencia de ácido carbónico en el espacio.

Esta molécula es la primera molécula interestelar que contiene tres átomos de oxígeno en su estructura y también el tercer ácido carboxílico detectado en el medio interestelar hasta el momento, después del ácido fórmico (identificado en el ISM en 1971) y el ácido acético (detectado en 1997).